30
Mar, Nov
0 New Articles

Actividades para enseñar a los niños a pensar

Mensajes
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El pensamiento crítico es la valoración y discernimiento de la información que nos llega. A partir de esa información, tomamos decisiones.

 

“Vivimos en una sociedad de la información que nos satura indiscriminadamente de datos, todos en el mismo nivel, y termina llevándonos a una tremenda superficialidad a la hora de plantear las cuestiones morales. Por consiguiente, se vuelve necesaria una educación que enseñe a pensar críticamente y que ofrezca un camino de maduración en valores.” (Papa Francisco, Evangelii Gaudium)

 

No es fácil, es un reto

 

Para padres y educadores, enseñar a los niños a pensar no resulta una tarea fácil. Sin embargo, el progresivo aumento del relativismo hace que hoy en día sea una tarea muy necesaria.

 

 

LightField Studios | Shutterstock   -   Educar en el pensamiento crítico es prepararlos para ser más libres.

 

El hecho de favorecer el pensamiento crítico en los niños permite que estos gocen de mayor libertad y capacidad para razonar, para juzgar ciertos argumentos, para desarrollar nuevos conocimientos y ser capaces de resolver problemas con éxito.

 

¿Cómo podemos enseñarles a los niños a pensar?

 

Todos nacemos con la capacidad de pensar. Pero el pensamiento crítico es una forma de pensamiento de orden superior, que se debe ejercitar y aprender. El doctor Robert Swartz, creador del método Thinking Based Learning (TBL) afirma: “Todo el mundo piensa, pero no todo el mundo piensa con el cuidado y la habilidad que debería».

 

Destrezas de pensamiento

 

Robert Swartz sostiene que realizamos «un pensamiento superficial, precipitado, de miras estrechas, poco claro y desorganizado» y es necesario enseñar destrezas de pensamiento: «Enseñar a pensar de forma efectiva. Enseñar a los alumnos a realizar esto cuando tomamos decisiones, resolvemos problemas, predecimos, relacionamos, comparamos, contrastamos».

 

Para formar a los niños en el arte de pensar de una manera eficiente es necesaria una práctica consciente. A edades tempranas, podemos empezar por observar e interpretar: ¿Qué veo? ¿Qué pienso? Esta forma de proceder servirá de base para cuando sean más mayores.

 

Cuando pensamos, formamos unas ideas en nuestra cabeza que automáticamente analizamos para poder valorar una situación determinada. Por eso, el pensamiento crítico es una llave muy útil dentro del fantástico mundo del aprendizaje.

 

Actividades para enseñar a los niños a pensar

 

A continuación, te muestro algunas actividades que ayudarán a los niños más pequeños a adentrarse en el pensamiento crítico.

 

Leer cuentos y realizar preguntas sobre ellos. Es una manera de mejorar la concentración de los niños. Promueve la comprensión lectora y activa la reflexión sobre la historia que se acaba de leer. Además, los cuentos con moraleja ofrecen una “enseñanza oculta” que los niños tendrán que interpretar.

 

 

 

 

Mladen Zivkovic | Shutterstock   -  La lectura favorece la concentración de los pequeños.

 

Descifrar problemas y acertijos. Su resolución exige analizar y razonar.

 

Resolver juegos de pistas o escape room. Resulta estupendo para promover el pensamiento y la lógica con una aportación crítica al grupo.

 

Descifrar jeroglíficos y secuencias lógicas. Ambos aportan, de una manera simbólica, un camino de análisis que los llevará a su satisfactoria resolución.

 

Todas estas actividades proporcionan a los niños habilidades cognitivas y destrezas de pensamiento. En ellos nacerán ciertas cuestiones que los animarán a dar razones y someter a juicio lo que ellos mismos argumentan. Además, les impulsará a hacerse preguntas las cuales les harán intuir posibles consecuencias de una acción.

 

Enseñar a los niños a formularse buenas preguntas ante una situación nueva es una preciosa y eficaz manera de mostrarles la necesidad de pensar críticamente. Así se darán cuenta que es herramienta imprescindible en la sociedad actual.

 

De esta manera, ellos mismos experimentarán que el pensamiento les hace más libres, les favorece en la toma de decisiones, refuerza su personalidad, y les ayuda a forjar una sana autoestima y a no dejarse engañar.

 

Igualmente, poseer un pensamiento crítico les será útil a la hora de organizarse, reconocer sus propios errores y tener una visión de conjunto ante cualquier situación.

 

Es evidente para todos que estamos en un momento de grandes cambios y que es difícil orientarse en el contexto cultural actual. Cuanto más desafiados nos vemos, tanto más se pone de manifiesto de qué manera afrontamos la vida y la necesidad de actuar con pensamiento crítico. Por ello, como decía el escritor Antoine de Saint-Exupéry: «Sé que solo hay una libertad: la del pensamiento.»

 

Fuente :  https://es.aleteia.org

Nuestros Colaboradores

 

Condominio Los maitenes

Salve Regina


Vida y Obra de San Marcelino

Tú eres parte de Nuestra Historia

historia

                                                                                           LIBROS Y FOLLETOS MARISTAS                                                                                 

Amaron hasta el fin alUn héroe humildeViajeros en la esperanzaEl sueño de la Familia Marista

 

Champagnat enfermoUn Corazón sin fronterasUna madrugada de Octubrecircular