20
Mar, Oct
29 New Articles

El Concilio de Albino Luciani ( Papa Juan Pablo I ) : Un testimonio de fidelidad a la Iglesia

Iglesia
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Hace 42 años la elección de Juan Pablo I, quien como obispo había experimentado el trabajo del Vaticano II y lo había explicado con palabras simples a sus fieles.

Un testimonio de fidelidad a la Iglesia más relevante que nunca en nuestros días.

 

En la tarde de hace 42 años el sucesor del Papa Pablo VI apareció sonriendo desde la Logia central de la Basílica de San Pedro. Albino Luciani, Patriarca de Venecia, fue elegido en la cuarta votación el 26 de agosto de 1978, tomando el doble nombre de Juan Pablo, en deferencia a sus predecesores inmediatos, Roncalli y Montini. El primero lo había querido obispo de Vittorio Véneto y así lo incluyó entre los padres del Concilio, el segundo lo había trasladado a Venecia y lo había creado cardenal. Esa calurosa tarde de verano nadie podía imaginar que el pontificado de Juan Pablo I, un suave y humilde pastor veneciano de origen montañés, sería uno de los más cortos de la historia. Cuarenta y dos años después de aquel acontecimiento, en un momento en que el Concilio Ecuménico Vaticano II fue objeto de ataques y críticas, es significativo recordar a Luciani a través de algunas de sus palabras escritas cuando era obispo y padre del Concilio, para explicar a los fieles de su diócesis lo que estaba sucediendo en Roma.

 

Contra el pesimismo generalizado

 

En la fase preparatoria, Luciani no pierde su opinión escrita. En su voto el obispo de Vittorio Veneto espera que el futuro Concilio ponga de relieve el "optimismo cristiano" inherente a la enseñanza del Resucitado, contra el "pesimismo generalizado" de la cultura relativista, denunciando una ignorancia sustancial de las "cosas elementales de la fe". Luciani se fue a Roma, participó en las sesiones del Concilio, escuchó atentamente los debates. Nunca toma la palabra, pero escribe páginas y páginas de notas. Releyó a Antonio Rosmini, estudió a fondo a muchos teólogos, entre ellos Henri de Lubac y Hans Urs von Balthasar. A menudo escribe a los fieles de su diócesis, los mantiene al corriente de los resultados del Concilio y les explica temas delicados con el estilo didáctico y catequético habitual, evitando al mismo tiempo simplificaciones excesivas. Mons. Luciani indica inmediatamente lo que a sus ojos será el actor principal del Concilio: "El Espíritu Santo, presente en la obra con su ayuda para evitar errores y desviaciones doctrinales". Una ayuda, escribe, que irá a los miembros del Concilio colectivamente, como a "líderes de la Iglesia, no como a hombres individuales" que "seguirán siendo hombres con su temperamento".

 

Una experiencia de la Iglesia universal

 

En un mensaje para la jornada misionera, del 14 de octubre de 1963, Luciani informa a sus diocesanos que está tocando las misiones en la persona de los obispos venidos de todo el mundo. Y de hecho escribió: "En el aula conciliar, me basta con levantar la vista a las gradas que tengo delante. Ahí están: las barbas de los obispos misioneros, los rostros negros de los africanos, los pómulos salientes de los asiáticos. Y basta con que intercambie algunas palabras con ellos; se abren ante ellos visiones y necesidades de las que no tenemos ni idea. Al final del primer período del Concilio, Luciani regresó a casa con su "vecino", Charles Msakila, obispo de Karema (Tanganyika), su huésped por unos días: un gesto de atención, pero también una forma de hacer que la diócesis respire la dimensión de la universalidad de la Iglesia. El impulso misionero también surge de las palabras que el obispo de Vittorio Veneto dedicó al Papa Juan, celebrando una misa de sufragio por el recientemente fallecido Pontífice en junio de 1963. "La idea del Papa Juan, que más me impresionó, es esta: Ecclesia Christi lumen gentium! La Iglesia debe ser clara no sólo para los católicos, sino para todos; ella pertenece a todos, debemos tratar de acercarla a todos".

 

Reforma litúrgica

 

Dos muestras, de los escritos del obispo Luciani, para entender cómo el futuro Papa miró algunos de los temas cruciales del Concilio. El primero se refiere a la liturgia. "Durante la primera sesión del Concilio - escribe Luciani - el gran problema, acerca de la Misa, era: qué ayuda se debe ofrecer a los fieles, para que puedan obtener el máximo fruto posible de ella, que es 'el punto culminante de la vida cristiana'. Se ha dicho que la primera ayuda viene de la Biblia. La Biblia es la palabra de Dios, es extraordinaria para crear un clima de justa y ferviente religiosidad... Que la lectura de la Epístola y del Evangelio se haga directamente en italiano, cuando los fieles asisten a la misa, y que se haga más hincapié... Una segunda ayuda es el uso de la lengua italiana. En la primera sesión del Consejo, hasta 81 obispos pidieron que la liturgia usara su lengua materna. Otros obispos tenían miedo... Otros señalaron que la Iglesia, en el pasado, ha cambiado repetidamente el lenguaje, adaptándose al lenguaje del pueblo. Jesús mismo no habló y rezó en hebreo, el idioma nacional de Palestina, sino en arameo, el idioma del pueblo... Una tercera ayuda consiste en simplificar los ritos de la Misa. Para ser honesto, algunos ritos, a lo largo de los siglos, se han solapado, otros no son entendidos por la gente de hoy, otros, para ser entendidos, requieren explicaciones complicadas. Un rito -se dijo en el Concilio- no debe ser algo de lo que se hable y se explique, sino algo que hable y se explique por sí mismo; en todo caso, ¡no impongamos dificultades innecesarias a los fieles!... Una cuarta ayuda consiste en promover y facilitar la participación de los fieles".

 

La libertad religiosa

 

Uno de los temas más delicados y complejos tratados por el Concilio fue el de la libertad religiosa. Para Luciani fue un cambio significativo con respecto a las enseñanzas del seminario. Así es como el obispo de Vittorio Veneto explica ese momento: "Todos estamos de acuerdo en que sólo hay una verdadera religión... Pero, dicho esto, también hay otras cosas que son correctas y deben ser dichas. Es decir, aquellos que no están convencidos por el catolicismo tienen el derecho de profesar su religión por varias razones. La ley natural dice que todos tienen derecho a buscar la verdad. Ahora mira que la verdad, especialmente la religiosa, no puede buscarse encerrándose en una habitación y leyendo algunos libros. Lo buscas seriamente hablando con otros, consultando... No tengas miedo de abofetear la verdad cuando le des a una persona el derecho de usar su libertad".

 

Respetar los derechos de los no católicos

 

El obispo Luciani escribe de nuevo: "Si uno es consciente de que esa es su religión tiene derecho a conservarla, a manifestarla y a hacer propaganda de ella. Uno debe juzgar bien su propia religión, pero también la de los demás. La elección de la religión debe ser libre; cuanto más libre y convencida, más se siente honrado quien la abraza. Estos son los derechos, los derechos naturales. Ahora bien, no hay ningún derecho que no corresponda también a un deber. Los no católicos tienen derecho a profesar su religión, y yo tengo el deber de respetar su derecho: yo privado, yo sacerdote, yo obispo, yo Estado".

 

Hacer un mejor catecismo

 

Finalmente, en los escritos de Luciani se encuentran estas palabras en la relación con los creyentes de otros credos. A pesar de que fueron escritas hace 56 años, todavía dan en el blanco y aparecen en sintonía con la frase de Benedicto XVI frecuentemente citada por su sucesor Francisco: "La Iglesia no crece por proselitismo sino por atracción". Y así, ante la presencia de otras creencias religiosas, no son las prohibiciones de profesarlas o la invasión defensiva para mantener vivo el cristianismo. La fe cristiana existe y se extiende si hay cristianos que la viven y dan testimonio de ella a través de sus vidas. "Algunos obispos -escribe Albino Luciani- se asustaron: pero mañana los budistas vienen a hacer su propaganda en Roma, vienen a convertir a Italia. O hay cuatro mil musulmanes en Roma: tienen derecho a construirse una mezquita. No hay nada que decir: tienes que dejar que lo hagan. Si quieres que tus hijos no se conviertan en budistas o en musulmanes, debes hacer un mejor catecismo, asegúrate de que estén realmente convencidos de su religión católica".

 

Autor : Andrea Tornielli

 

Fuente : https://www.vaticannews.va/es

Escribir un comentario

Nuestros Colaboradores

 

 LIBROS Y FOLLETOS MARISTAS