Sábado, Ago 24th

Last updateMié, 21 Ago 2019 11pm

       

Artículos

Dando a conocer la Obra de Marcelino entre los jóvenes

peumos2El pasado día sábado 10 de Diciembre de 2011, un grupo de la directiva del CEMICH, acompañado por nuestro Hermano Asesor, Fernando Fernández, asistió a una convivencia con un grupo juvenil dependiente de la Parroquia La Asunción, ubicada en la Villa Los Peumos, próxima a Río Colorado. 

Este grupo está dirigido por un ministro de la citada parroquia, Wildo Tapia, quien los está preparando para recibir el sacramento de la confirmación. La idea de este encuentro la fuimos madurando en los últimos meses, en nuestro afán de dar a conocer a Marcelino Champagnat entre los jóvenes de nuestra Parroquia que no están ligados a nuestro Colegio y que, por ende, no tienen mucha información de la Obra Marista y con la esperanza de que alguno se sintiese atraído por conocerla e interiorizarse un poco más. Le informamos de nuestra intención a nuestro Capellán, el Padre Humberto, quien nos manifestó su gratitud y nos entregó su aliento para realizar nuestra iniciativa. 

Sabíamos de la existencia de un joven del sector que sentía cierta inclinación a la vida religiosa o sacerdotal, pero lamentablemente fuimos informados de que junto a su familia se trasladaron a una ciudad del sur de nuestro país. Sin embargo, ello no fue obstáculo para que compartiéramos con estos jóvenes unos momentos muy fraternos y alegres. La mayoría eran niñas de entre 14 y 17 años, ya que los demás varones aún no llegaban a sus casas desde la Universidad o Institutos donde estudian.

peumos 1El Hermano Fernando hizo una excelente presentación de conocimiento de la Congregación y de la vida de su fundador, San Marcelino Champagnat. En forma muy sencilla y didáctica los fue introduciendo en los objetivos que se había fijado San Marcelino en cuanto a dar a conocer a Jesús en todos los confines e impartir la educación cristiana, muy especialmente a los jóvenes y niños. Destacó el amor a la Virgen María, a quien llamaba "su recurso ordinario". Finalizó haciendo un llamado a no desoir al Señor cuando recibieran su mensaje vocacional para incorporarse como religiosos o sacerdotes para trabajar por el Reino.

Por su parte Rodolfo Suardo, reforzó las palabras del Hermano Fernando, manifestándoles el agrado de conocer este centro juvenil y notar la alegría y entusiasmo que reflejaba cada uno de los asistentes. Entregó el compromiso de hacerse presente nuevamente en otra instancia para ver el desarrollo de sus actividades y responder a sus inquietudes. Posteriormente, entregamos a cada uno de los asistentes un sencillo folleto sobre la vida de Marcelino y una serie de estampas de carácter vocacional, editados y obsequiados por el Equipo de Pastoral Vocacional Marista.

Queremos hacer notar la alegría demostrada por estas niñas y niños, y, sobre todo, el respeto y atención con que escucharon nuestros testimonios. Nos comprometimos a compartir nuevamente en otra oportunidad durante el próximo mes de marzo o abril, Dios mediante..

El encuentro finalizó con una sencilla convivencia, con un refrigerio que todos compartimos muy fraternalmente.

 

 

 

ORACIÓN PARA PEDIR VOCACIONES MARISTAS

Señor, que pides a tus seguidores vivir en amor y unidad para que el mundo crea en Ti, danos la gracia de la conversión verdadera y la fuerza de ser testigos tuyos entre las gentes.

¡ Oh, María, que eres Nuestra Buena Madre, escucha la súplica que te dirigimos con las mismas palabras de tu siervo San Marcelino Champagnat : “Esta es obra tuya. Tú nos has congregado, a pesar de las contradicciones del mundo, para procurar la Gloria de tu Divino Hijo.

Si no nos ayudas, pereceremos, nos vamos a extinguir cual lámpara sin aceite. Pero si perece esta obra, la que perece no es nuestra obra, es la tuya. Tú lo has hecho todo entre nosotros. Contamos, pues, contigo, con tu ayuda poderosa y contaremos siempre con ella ”.

Intercede, Madre de Bondad, ante tu Hijo Divino, para que envíe operarios a su mies, numerosas y santas vocaciones religiosas y laicales a nuestra Familia Marista. Amén.